Generalidades

El Proyecto de Cadena de Frío comenzó en el 2009 como una iniciativa gubernamental para mejorar las condiciones de los productos agrícolas de producción local. La inversión total fue aproximadamente USD287.5 millones y el sistema es uno de los primeros proyectos de este tipo en el mundo cuyo propietario es el Estado. La Cadena de Frío proporciona una plataforma logística para comercializar productos con estándares de alta calidad. 

El objetivo principal del sistema es permitir el manejo apropiado de los productos desde el origen hasta los puntos de distribución y consumo, para reducir los costos relacionados a la merma, mientras que se ofrecen productos de mejor calidad a los consumidores.

Luego de un estudio llevado a cabo por la Secretaría de la Cadena de Frío, 24 rubros fueron seleccionados como los más sensitivos a cambios de temperatura y humedad. Estos productos son: Ají dulce, chayote, habichuela corta, habichuela larga, pimentón, apio, culantro, cilantro, lechuga, remolacha, berro, coliflor, mostaza, repollo, brócoli, papa, tomate de mesa, tomate industrial, cebollina, perejil, zanahoria, cebolla, espinaca y pepino.

El flujo de productos incluye cuatro etapas a lo largo de la cadena de suministro: Finca – Centro Post Cosecha – Mercado – Consumidor Final, y el sistema de la cadena de frío es esencial para extender la vida del producto desde la producción hasta su consumo.